Make your own free website on Tripod.com

EL ARTIFICE GLOBALIZADOR

 

 

La voracidad de los depredadores no es nueva para México. Se recuerda que Agustín de Iturbide, el fiel soldado del virreinato español se pasó a las armas independentistas en 1820 y firmó con Juan O’Donojú los Tratados de Córdoba para proclamar la Independencia en septiembre de 1821, se hizo nombrar Presidente y en 1822 se consagró Emperador con el apoyo de los criollos y españoles. Tuvo que abdicar en 1823 y después de un breve exilio, intentó recuperar su trono y fue fusilado en 1824.

Antonio López de Santa Anna, artífice contra Iturbide y destacado defensor de la Patria contra España y los Estados Unidos, que deslumbró al propio Carlos Marx que escribió: "Nunca los españoles produjeron un genio como Santa Anna", se dejó convencer por los mismos conservadores y en 1853 asumió el título de Alteza Serenísima con lo que se adjudicó el derecho de elegir a su sucesor lo que es contrario al espíritu de los mexicanos y fue desterrado en 1855 hasta 1874.

En 1855, después de la desamortización de los bienes clericales que se estimaban en 1833 en más del 55 por ciento del territorio nacional y con la Constitución de 1857, los conservadores mexicanos y el clero se aliaron para impulsar al general Felix María Zuloaga en su rebelión que culminó con su golpe de estado en diciembre de 1859 y derrotado por los liberales dos meses después.

Lejos de darse por vencidos en su guerra para proteger sus intereses personales y de grupo frente a la nacionalización de los bienes del clero en 1859, los conservadores y clericales enviaron a Juan Nepomuceno Almonte a ofrecer la corona de México a los europeos. Finalmente lo consiguió en la Junta de Notables en París de 1863 en que Napoleón III apoyó al Príncipe austríaco Maximiliano de Habsburgo, y fue nombrado Emperador de México en 1864. Se impuso en 1866 mediante la invasión militar de Francia. El efímero Imperio terminó en 1867.

Con el paso del tiempo, las formas se han perfeccionado, más no así el fondo. Elementos que conducen al hijo predilecto de Harvard: Carlos Salinas de Gortari. Como Secretario Técnico del Gabinete Económico engañó al Presidente José López Portillo para favorecer a Miguel de la Madrid en la sucesión de 1982, fecha en que arriban al poder los tecnócratas egresados de universidades estadounidenses y asesorados por el francés José María Córdoba Montoya, hambriento de triunfo y poder después de su fracaso en Argelia.

Entusiasmado con la doctrina de las transnacionales, obedecida ciegamente por la británica Margaret Thatcher y el actor fracasado Ronald Regan, Salinas de Gortari siendo secretario de Programación y Presupuesto ejecutó el desmantelamiento de la planta productiva nacional a favor de la apertura a las inversiones extranjeras maquiladoras, canceló la política comercial al impulsar el ingreso de México al moribundo Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT) y diseñó la infraestructura especulativa en las Casas de Bolsa bajo el sofisma de modernizar al país. Todos los que expresaran la mínima crítica, fueron satanizados como populistas.

En la Presidencia, de 1988 a 1994, consumó el remate del patrimonio nacional al Grupo Selecto de los 25 familiares y amigos registrados desde enero de 1995 en la revista estadounidense Forbes y amarró el Destino de México a los dictados del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial que pretenden compartir con los saqueadores nacionales los escasos recursos económicos visibles, bajo el sofisma de contribuir en la ayuda de los países empobrecidos por la salvaje globalización.

Ahora, como todo un Padrino de Nostro Grupo, en absoluta impunidad, viaja por el mundo con dos escalas en México, una oficial y otra privada, para quejarse de la nomencklatura, el fantasma que dice, busca revertir el éxito del modelo económico que importó de la Universidad de Harvard, especialista y madre de la doctrina imperialista de las transnacionales que distribuyen la democracia del hambre.

Parece ser que se acostumbró el Burlador de Agualeguas al poder y después de 17 años, se entiende que pretende trascender otro sexenio atrás de la autarquía presidencial y que no sería otra cosa que la consumación de la venganza de la Malinche en contra de una sociedad que recuerda su execrable heroísmo al asesinar a su sirvienta en diciembre de 1951.

La Santa Alianza

Hay indicios de su huella. El general Miguel Angel Godines denunció que se le imposibilitó actuar contra el auto llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en 1993, para castigar a los asesinos de dos oficiales militares y que los mismos comandantes alzados reconocen que se trató de una bravocunada que, sería cobarde por atacar a dos militares desarmados y vestidos de civil.

El subcomandante Marcos, identificado como Sebastián Guillén que tendría una hermana priísta y alcaldesa de una ciudad tamaulipeca, encabeza a un grupo que se gestó al amparo del obispo Samuel Ruiz García, un clérigo que fue cambiado de La Laguna, Coahuila por su proyecto violento denominado Tierra y Libertad en donde destacaron los operadores políticos: Los hermanos Salinas y Hugo Andrés Araujo, detenidos y liberados por la influencia política paterna.

Asentado desde los setenta en San Cristóbal de las Casas, conocida como Ciudad Real cuando era la capital del Estado convulsionada por la lucha de poder entre clérigos y caciques, coincide con la ambición de la United Brandt Co., de impulsar desde la Asociación de Productores de Plátano con sede en Tapachula, el movimiento separatista de la República del Soconusco. Una región en donde convergen los intereses de cerca de 500 cafetaleros de ascendencia alemana, inversionistas japoneses y comerciantes chinos.

Una tierra pródiga si se observa que en sus 73 mil 800 kilómetros cuadrados de extensión territorial, se encuentra la Selva Lacandona, considerada como uno de los tres importantes pulmones del mundo, aporta el 60 por ciento de la energía eléctrica nacional por las importantes presas y almacena importantes yacimientos de petróleo que en nada benefician a sus tres millones y medio de habitantes ya que el estado participa apenas con el 1.8 por ciento del PIB nacional.

La tentación reeleccionista

En 1980, una comisión de la Cámara de Senadores, presidida por el oaxaqueño Heladio Ramírez López, detectó los preparativos en donde se elaboró una Constitución Política y se entrenaban cuerpos paramilitares con pertrechos de guerra reciclados de los grupos armados de Centro América, principalmente de los mercenarios organizados en Honduras por Jhon Dimitri Negroponte, para doblegar a los sandinistas nicaragüenses.

Tiempo en que Carlos Salinas era el poderoso Secretario Técnico del Gabinete Económico lopezportillista y el actual senador chiapaneco, el cacique costeño Samy David David estaba al frente del cuerpo de inteligencia de la Secretaría de Gobernación mientras que su paisano, Jorge de la Vega Domínguez, desde la Secretaría de Comercio estrechaba relaciones con Raúl Salinas de Gortari. Curiosamente, el informe de los Senadores se archivó como Documento Secreto y nada se hizo para confirmar y menos desactivar el potencial peligro chiapaneco que se presentó el primer minuto de 1994, cuando el admirador de Zapata y doctorado en la Universidad de Harvard, acariciaba la idea reeleccionista en el momento en que Times le denominó el Hombre del Año.

Un grupo armado que nace al amparo de la Arquidiócesis de San Cristóbal de las Casas a poco más de un año en que Carlos Salinas de Gortari en complicidad con Manuel Jiménez Guzmán, ex Gran Maestro de la Gran Logia del Valle de México y en funciones de diputado federal, en 1990 promueven y logran la aprobación en el Congreso de la Unión, las reformas constitucionales que revirtieron la separación del Clero de las actividades políticas desde 1862.

Las huellas son perceptibles. Envía como negociador a su amigo que se adjudicó ser el artífice ideológico del salinismo y molesto por el incumplimiento de la promesa de ser el sucesor buscaba los reflectores políticos y renuncia como secretario de Relaciones Exteriores: Manuel Camacho Solís que se reúne por primera vez con los encapuchados en la Catedral de San Cristóbal con la mezcla de los símbolos nacionales y religiosos. ¡Una mascarada para ganar tiempo!

El subcomandante Marcos inició desde la impunidad, la inédita guerrilla de papel mientras negociaba con Camacho Solís, yerno de Manuel Velasco Suárez, quien fuera gobernador de Chiapas en el tiempo en que llegó Samuel Ruiz a la entidad y es, además, primo hermano de Adolfo Suárez Rivera, alto funcionario del clero mexicano.

Hay razón para la suspicacia: Una revista publica un reportaje sobre la presencia guerrillera en 14 estados. Con ligeros cambios en la redacción y en la firma del autor, se reproduce en forma destacada y escalonadamente en diferentes diarios nacionales, entre enero y abril. Como si se quisiera inducir la idea de que existía el riesgo de desestabilización social, ingrediente necesario para abolir los poderes y cancelar las garantías individuales, destaca entre ellas, el sufragio y el relevo presidencial.

Se tenía la experiencia del peruano Alberto Fujimori que en octubre de 1993 había disuelto el Congreso y convocado a la redacción de una nueva Constitución para perpetuarse en el poder, sin el mínimo respeto al rechazo de la sociedad.

La verdad sospechosa

La amenaza de violencia civil, empero, parecía insuficiente y en este ambiente político enrarecido, el 23 de marzo de 1994 es asesinado en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana, Baja California Norte, el candidato presidencial del PRI, el sonorense Luis Donaldo Colosio, con la detención del supuesto asesino material, Mario Aburto Martínez tan parecido a un agente de Gobernación, Sánchez Ortega, al grado que la madre del sospechoso los confundió en la delegación y que versiones de prensa afirman que fue detenido horas después del crimen y se le encontraron manchas de sangre de la víctima y las pruebas demostraron que había disparado un arma de fuego. Hasta la fecha, está desaparecido.

Desde el mismo momento del asesinato, se manosearon las pruebas y en cuestión de días, el gobierno estatal panista de Ernesto Ruffo Appel, vinculado a negocios con los Salinas, remodeló la zona del atentado lo que imposibilitó la reconstrucción de los hechos. El gobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones interroga al inculpado, lo que sería usurpación de funciones. Se habla de un viajero desconocido y poderoso en el vuelo de traslado del supuesto criminal.

Han muerto cuando menos 15 testigos presenciales o relacionados con las primeras investigaciones. Se siembra la confusión con historias de amenazas de muerte de los narcotraficantes, que ahora se sabe, la Drug Enforcement Administration tiene razones sólidas para creer que el hermano mayor del Presidente, controlaba a los jefes de las organizaciones traficantes de drogas con el apoyo de una influyente red de complicidades y que el Huésped de Dublín y la Habana, dice desconocer.

Y si hay vació artificial en las investigaciones policiacas sobre el crimen, con mayor razón se encuentran hoyos negros en los siguientes 15 días en que se tardó para seleccionar al relevo del candidato presidencial, dirimido ante el francés José María Córdoba Montoya por el gobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones, basado en un vídeo en que se dice, Luis Donaldo Colosio se inclinaba por su Coordinador de Campaña, Ernesto Zedillo Ponce de León, quien ya mostraba preocupación por un aparente distanciamiento entre el candidato y el Presidente.

Es cierto que se habían creado las condiciones para decretar la suspención de garantías individuales con una guerrilla artificial o real y el asesinato político empero, ¿qué o quién lo impidió?

Sería difícil pensar que las Fuerzas Armadas rescataron su peso de decisión ya que fueron desacreditas por su aparente incapacidad para proteger la vida del candidato y en estos cinco años se ha proseguido su desgaste público al descubrir y encarcelar a oficiales con capacidad de mando, relacionados con el narcotráfico, como si fuese un problema actual y soslayando sus raíces políticas y civiles que convergen desde el tiempo del Secretario de Programación y Presupuesto, Carlos Salinas.

No debe olvidarse que en 1985 fue asesinado el mexicano nacionalizado estadounidense, Enrique Camarena Salazar, un agente de la Drug Enforcement Administration que creía haber ubicado al Contacto colombiano del tráfico de cocaína y que le permitió a Elaine Shanon publicar su libro Desperados, que equivale a delincuentes, un calificativo fuerte para la administración de Miguel de la Madrid y su familiar político, Juan Arévalo Gardoqui, secretario de la Defensa Nacional y Manuel Bartlett Díaz, secretario de Gobernación.

El interés del halcón

En 1993 se firmaron cartas de intensión con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, para endeudar al país y comprometerse a privatizar Petróleos Mexicanos, la Comisión Federal de Electricidad, el Seguro Social y descentralizar a la UNAM, pero que los organismos internacionales buscaban lavarse la cara con la pública defensa de la democracia político electoral en el mundo y, un golpe de mano en su vecino distante, sería todo lo contrario.

¿Suena descabellado? Históricamente no. En el siglo pasado, cuando Benito Juárez estaba acorralado en el Puerto de Veracruz por los conservadores, le ordenó a Melchor Ocampo firmar un acuerdo con el estadounidense McLine por cinco mil pesos oro para permitir el paso de tropas de Tampico a Sonora, de Coatzacoalcos a Salina Cruz y otras rutas que cuadriculaban la República, pero que fue rechazado por el Congreso de los Estados Unidos al considerar exagerada la pretensión económica mexicana.

Un antecedente directo: El Banco Mundial ha tasado los recursos naturales actuales de México en 600 mil millones de dólares y en 1994 los analistas de Wall Strett mencionaban una deuda externa azteca cercana a los 270 mil millones de dólares mientras que los banqueros estadounidenses estiman en 250 mil millones de dólares los depósitos de mexicanos en su sistema nacional y que no incluyen a los 90 países considerados como paraísos fiscales.

Mientras la historia desvela el misterio que envolvió a esos 15 días, ya que los protagonistas difícilmente se atreverán a hablar, se observa que después de la designación del relevo del candidato presidencial, se contrataron apresurados créditos por cerca de 44 mil millones de dólares a corto plazo, tan corto que vencían en marzo de 1995 y que dejaron en la indefensión financiera a la nación, descubierta en diciembre de 1994 bajo el generoso calificativo del "Tropezón de Diciembre" y en el ámbito mundial como el "Efecto Tequila".

El heredero

Aunque la Administración Zedillo intentó explicar el problema financiero, se entiende que la razón principal fue su desconocimiento sobre la realidad del país, si se considera que fue tomado por sorpresa para substituir como candidato presidencial al asesinado Luis Donaldo Colosio Murrieta y que su cargo inmediato anterior al de Coordinador de la Campaña del sonorense había sido el de Secretario de Educación Pública. Aunque, surge la duda, antes fue secretario de Programación y Presupuesto.

Sin equipo de trabajo y con el respaldo de 17 y medio millones de votos inducidos por el miedo de que se perdiera la estabilidad social, huyeran los capitales extranjeros, aumentara el desempleo y se presentara la escasez de alimentos, Ernesto Zedillo, doctorado en economía en la Universidad de Yale, Estados Unidos, con la tesis "Endeudamiento público externo en México: historia reciente y futuro crecimiento óptimo, ligado al petróleo", inicia su mandato el primero de diciembre de 1994.

Una tesis doctoral que debió advertir a los mexicanos sobre los fundamentos ideológicos que se imprimirían en su administración: Acudió rápidamente al Presidente de los Estados Unidos, William Clinton, para solicitar un crédito de emergencia en la segunda quincena de enero de 1995, aceptando la exigencia de hipotecar los ingresos petroleros en la Reserva Federal y someter la política monetaria a la supervisión de los estadounidenses y ejecutada por Guillermo Ortiz Martínez, ex director ejecutivo del Fondo Monetario Internacional y asociado con los intereses de los banqueros.

Las acciones de emergencia pudieron adoptarse bajo el espejismo de la Reforma Política del Estado, en donde se convocó a los líderes de los cinco partidos políticos representados en el Congreso de la Unión, a negociar la Reforma Político Electoral que prometía la apertura democrática concretada en 1997 al convertirse en segunda fuerza legislativa el perseguido Partido de la Revolución Democrática.

En los hechos, se trata de corresponsabilizarlos en los resultados más negativos que positivos de la administración zedillista en materia económica y social, y en algunos casos, incluso, responsabilizarlos directamente de los fracasos por la fuerte resistencia para aprobar disposiciones contrarias a los elementales principios de independencia y soberanía de la nación en desprotección al destino de la mayoría de los mexicanos y en beneficio de la oligarquía de reciente cuño salinista.

Se observan dos variables de la administración Zedillo:

1. - Impulsar la democracia electoral con el triunfo del PRD en gubernaturas de Zacatecas, Baja California Sur, Tlaxcala y la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal que contabilizan 11 millones 121 mil 309 personas que representan el 12 por ciento del total de la población nacional y compartir la de Nayarit con Acción Nacional en donde hay 911 mil 582 habitantes.

El Partido Acción Nacional perdió Chihuahua y ganó Aguascalientes y Querétaro que se suman a Nuevo León, Baja California Norte, Jalisco que totalizan 13 millones 764 mil 900 habitantes equivalentes al 15 por ciento de la población total del país.

2. - El modelo económico profundizó la concentración de la riqueza en 366 familias que domina cerca del 70 por ciento de los depósitos bancarios mientras que el empobrecimiento extremo aumentó, según cifras oficiales, de 23 millones a cerca de 30 millones de mexicanos y la política impositiva busca recursos nuevos en los contribuyentes mientras se adjudicó como deuda pública más de 800 mil millones de pesos hasta julio de 1999, el rescate de los neobanqueros, y cerca de 60 mil millones de los empresarios carreteros y se amenaza con juicios sumarios sobre sus propiedades a los damnificados económicos, deudores de 150 mil millones de pesos de cartera vencida.

El México bronco

Existen dos Méxicos: El de la opulencia minoritaria y el de la miseria creciente y mayoritaria. El México profundo se pretende controlar mediante acciones policiacas que consumen poco menos de 10 mil millones de pesos en la creación de una nueva super policía y que entró en funciones en 1999, lo que refleja la intensión de presentar una solución represiva a los efectos y dejar intactas las causas de la profunda desigualdad social, hábilmente ocultada en la retórica oficial.

En este entorno, los mexicanos se preparan para la sucesión presidencial en el año dos mil. El PRI que domina en el 73 por ciento de la población y de donde han salido los tecnócratas que gobiernan al país desde 1982, se ajusta a la fórmula electoral de los Estados Unidos para inaugurar las primarias en donde sus cuatro precandidatos ofrecen a los electores, anémicas reformas al modelo actual, con la confianza en el desgaste público del perredismo por fracturas internas y fracasos administrativos, mientras que el panismo se descubre como el fiel empleado de las transnacionales y urgido de una alianza con el clero.

Sin embargo, el Destino de la Nación enfrenta el desafío del Imperio bajo el sofisma de la globalización. Pero, ¿qué representa este concepto? ¿Desde cuándo empezó el expansionismo integrador? ¡Nada es de generación espontánea!


El Destino Manifiesto

Panorama General

Página de Inicio

altuzar@infosel.net.mex